Xiaolon Bao: Panecillos chinos de carne y verduras

El Xiaolongbao Bao, de carne y verduras, es uno de los platos más demandados en el restaurante. En chino (小籠包) significa "cesta de pequeños panecillos” y suele comerse caliente. Se denomina así a una masa guisada, con forma redondeada tipo baozi (relleno de panecillo). Esta especialidad culinaria es típica del Este de China, un área que también incluye a Shanghái y Wuxi. Lo más típico es hacerlos al vapor en cestas de bambú. Una forma de cocinarlos que les ha dado, a su vez, su nombre.

Este plato ha sido siempre considerado muy idóneo como entrante. Al igual que los dianxin o aperitivos. También es una perfecta guarnición para platos principales. Por ejemplo, en Cantón y en el este de China, suele servirse como un componente del yum cha.

"El Xiaolongbao Bao, de carne y verduras, es uno de los platos más demandados"

En el Pato Laqueado de Pozuelo se puede probar esta variedad con un especial relleno de carne y verduras de elaboración propia. En general, estos conocidísimos panecillos se clasifican en diferentes categorías, que dependen de la levadura con la que se da forma a la masa. Los que son al vapor se cocinan con una masa crecida y son los más extendidos del país, los denominados como baozi. A ellos se suman los que se hacen en el sur de China, que son los panecillos al vapor con masas no crecidas. El Xiaolongbao se incluye en esta última categoría. ¿Qué diferencia hay? Pues que éstos últimos tienen una piel más suave e, incluso, translúcida, en vez de ser opaca. Tal es su apariencia similar con el jiaozi, que en muchas ocasiones, fuera del país el xiaolongbao es clasficado como dumpling.

También se caracteriza el xiaolongbao porque es de mayor tamaño que el baozi, y llega, incluso, a los cuatro centímetros de diámetro. Además, es caracterítico que estén rellenos por dentro de los contenidos de una sopa y carne. Eso sí, también hay curiosas variaciones que incluyen pescado, contenido vegetal, y otras posibilidades.

La forma de elaborar el Xiaolon Bao tiene sus fases. La sopa se introduce dentro poniendo un poco de carne gelatina en el interior de la masa previamente a que se haga al vapor para que se derrita. Un paso que hace que le de un sabor especial al relleno.

Gracias a los modernos avances como la refrigeración, en la actualidad es muy sencillo cerrarlos y mantenerlos listos desde que se hacen a primera hora hasta que se sirven. Una forma de conservar su esencia, nutrientes y textura. De forma adicional, se puede remojar en vinagre de chinkiang con rodajas de jengibre, y acompañado de una sopa ligera.

No hay comentarios

Agregar comentario