Restaurante chino en Madrid: El Pato Laqueado coge fuerza

Como Restaurante Chino en Madrid, el Pato Laqueado de Pozuelo coge fuerza. Así nos hacen llegar sus noticias los expertos, a los que tenemos en gran estima.

En estos párrafo queríamos dar las gracias a «Directo al Paladar» por su consideración y referencia. A continuación, os detallamos lo que comentan desde este apreciable sitio de información gastronómica:

En directo al Paladar comienzan diciendo que «Hacía mucho tiempo que tenía ganas de visitar el Pato Laqueado, un restaurante chino de la zona oeste de Madrid. Situado en una agradable y elitista urbanización, los constantes comentarios sobre su plato estrella, el pato laqueado que da nombre al establecimiento, y su buen nivel en general, llamaron mi atención hace tiempo, y la semana pasada por fin me decidí a visitarlo; no hay nada mejor que conocer los lugares para formarse una opinión propia.

Y la mía, difiere bastante de las escuchadas hasta ahora en torno a este restaurante, aquellas que lo ensalzaban como un restaurante chino con un valor añadido, y la verdad, no pude encontrar nada que lo diferenciara de los muchos restaurantes de comida china que he conocido en mi vida. Una cocina normal, un servicio normal, y un comedor normal, con una decoración un tanto kitsch».

«Restaurante chino en Madrid: El Pato Laqueado coge fuerza»

Asimismo, añaden que «Adjunto a la carta encontramos un díptico dedicado a aperitivos chinos, con imágenes y descripción, que facilitaba la elección. Mi acompañante y yo nos decantamos por el sau mai cuatro estaciones y el sau mai de arroz. El primero nos gustó mucho, con un sabor muy puro y una textura muy agradable, servido en su punto y bien caliente. El sau mai de arroz estaba rico pero no destacaba tanto».

En cuanto a la comida, indican que «Compartimos como entrante una tempura de verduras, que estaba muy buena, con la verdura variada y cortada en grandes trozos, sabrosa y en un buen punto de fritura. Todos los platos que llegaban a la mesa reposaban sobre un largo calienta-platos de metal alimentado por dos velas de te, en un esfuerzo por mantener la comida a buena temperatura».

Como plato principal pedimos pato laqueado, era obligado probarlo. La puesta en escena es bastante aparatosa, el pato llega entero en una gran bandeja que se acomoda en una mesa auxiliar. Allí, el cocinero va fileteándolo con buen tino y un afilado cuchillo que maneja con soltura, y deposita las lonchas en un plato. Una vez realizada la operación, el plato llega a la mesa junto a las obleas, los bastones de verdura y la salsa hoisin.

Una vez compuesto el rollo como es tradicional, descubrimos que la carne estaba buena y muy tierna, pero la piel no estaba crujiente, como hemos probado en otras ocasiones. Las obleas aparecían entre duras y gomosas, y las verduras cortadas en bastones demasiado grandes, lo que hacía que resultara difícil de comer. La salsa hoisin estaba muy buena, superior a otras probadas, pero el conjunto resultaba pobre y la experiencia no fue buena.

Mientras comíamos el pato laqueado llegó un plato de carne rehogada con verduras que resultó estar hecho con la carne que había quedado del pato. Estaba rico y compensaba un poco la decepción del plato principal.

La carta de postres era el típico tríptico de postres helados industriales a todo color, aunque en un lateral descubrimos las especialidades de la casa, en una carta de sugerencias bastante extensa de la que rescatamos unos crepes crujientes rellenos de plátano con caramelo, que se dejaban comer con alegría.

Pato Laqueado de Pozuelo

Restaurante chino 91 7155477 Centro Comercial Monteclaro Carretera M-515 km, 2,600 Pozuelo de Alarcón Madrid

En Directo al Paladar

3 grandes razones por las que se come con palillos en la cultura china

La historia de los palillos en la cultura china es, como todo lo que le rodea, ancestral. Para ubicarnos, por allá en el Siglo XIII ya estaban inventados. A estas alturas, muchas personas nos preguntan por qué se come con palillos en la cultura china, una pregunta que tiene varias respuestas. Todas ellas, muy unidas. Aquí van algunas razones:

 1. Tradición ancestral e historia

 En China, en el Siglo XIII ya estaba inventado este utensilio para agarrar la comida. ¿Cómo? Mediante dos palitos de madera o bambú que se conseguían de forma fácil en cualquier parte. Así no se tenía que tocar la comida de forma directa con las manos y se prevenían varias enfermedades. Aunque el empleo de cuchara y tenedor también se expandió con el paso del tiempo, nunca han arraigado del todo.

La gran practicidad de los palillos chinos, su bajo costo y su gran disponibilidad han cuajado en la gastronomía china. Todo esto pasaba mucho tiempo antes de que en Europa se desterrase el hábito desde comer con las manos y se comenzase a usar el tenedor.

«Los palillos en la cultura china tienen un gran arraigo»

2. Utilidad por la naturaleza de la comida china

Gran parte de la comida china se corta primero mientras se prepara, así que ya se sirve en pedacitos y alivia la tarea del cuchillo. Cualquier pieza de carne, tipo “steak” siempre se presenta en porciones tamaño bocadito. Un plato de estas características, acompañado o mezclado on verduras no es necesario ni tenedor ni cuchillo.

3. Cuando comemos, no luchamos

En la cultura china, los cuchillos se consideran como un arma. Por tanto, se piensa que una mesa no es el lugar idóneo para batallas.

De todas formas, si venís a comer o cena con nosotros, en el Pato Laqueado de Pozuelo lo que queráis para comer. Nosotros nos preocupamos de servir las mejores recetas de la comida china, con ingredientes de calidad y mucho esmero. Vosotros, empleado lo que queráis, palillos o lo que os venga mejor para disfruta en nuestro restaurante chino, que es de lo que se trata.

Wantan frito, el arte culinario chino de una fina masa rellena

Se prueba y no se olvida. Gustan y se repite. Se trata de el Wantan frito chino, una fina masa que se sirve rellena normalmente de carne picada de cerdo, aunque hay variedad de recetas.

En chino tradicional se llama y se escibe como húntú: 餛飩. También como wantón, o Won ton (Chino tradicional: 餛飩) es una masa muy popular y muy empleada en la gastronomía de China que se consume cocida en sopas o también frita. Un nombre que en el norte del país hace referencia a «pasta de forma irregular», o yúntūn (Chino tradicional 雲吞 chino simplificado 云吞).

En Sichuan, al wantán se le denomina «chāo shǒu» (抄手). Aquí, normalmente se suele servir en un plato conocido como «aceite de wantán rojo» (红油抄手), que es una pasta de sésamo y salsa de pimiento chile. Una curiosidad más, los conocidos caracteres “餛飩” también pueden ser empleados en japonés para denominar el udon, un tipo de fideo fino, aunque no tiene nada que ver con el wantán chino.

«Wantan frito chino, el arte culinario chino de una fina masa rellena»

En todo caso, este popular plato es un reflejo del ancestral arte culinario chino. Una receta que en cantones se traduce con el bonito nombre de «nubes rebosantes».

¿Cómo se elabora el Wantan frito chino?

Cada uno de los wantán se elabora con una masa de unos 10×10 centímetros, que se forma con la mezcla de harina de trigo, sal y agua. Una vez que se obtiene esta masa, se rellena con carne picada, normalmente de cerdo, cebollas picadas, gambas, jengibre, salsa soja y aceite de sésamo.

Existen numerosas y suculentas variantes del wantan frito, entre ellas, cabe destacar elos wonton de gambas (鮮蝦雲吞) o de pescado. La variante frita del wonton se suele reservar como aperitivo, especialmente en la versión de la cocina americo-china.

Para hacernos una idea, puede hacerse un símil entre el Wantan frito con los conocidos tortellini o ravioli en la cocina italiana o el judío kreplach. De hecho, en chino a esta pasta occidental se la conoce como los «wonton italianos» (意大利雲)

La pasta del wantan se conoce por su fina sutileza, por este motivo, al cocerla se parece a las albóndigas. Puedes probarlo en el Pato Laqueado de Pozuelo.

5 curiosidades de la comida china: Una gastronomía variada y con tradiciones regionales

La comida china destaca por su gran variedad, colorido y riqueza en ingredientes. Una combinación de sabores que hace de ella una de las más ancestrales y con más recetas del mundo. Te contamos a continuación diez curiosidades que pueden acercarte más a una gastronomía milenaria con gran historia y presencia en el mundo:

 1. Gran Riqueza culinaria regional

La antiquísima tradición culinaria del país se basa especialmente en ocho diferentes aportaciones regionales. Entre ellas, por ejemplo, la escuela de Sichuan, que destaca por sus platos más bien picantes por el empleo de pimienta china, pastas de soja fermentada ajo y guindilla. La riqueza culinaria de la gastronomía china dse ebe también a la cocina cantonesa, donde predominan los sabores suaves con una pequeña tendencia al dulce, y donde predominan los famosos dim-sum los productos del mar y la preparación de los platos al vapor.

La zona de sur de china emplea más arroz, mientars que en el norte se tiende a emplear   productos de  harina de trigo. En las  ciudades se puede encontrar una mezcla de todos los estilos. Concretamente  en  Pekín (Beijing) hay una clara influencia de la cocina imperial y de Sichuan, y en Shanghai con influencia de las regiones próximas a la costa este.

2. Tiempo de preparación muy cuidado

 La comida china se toma su tiempo para conseguir los mejores platos. La gran relevancia que tienen el corte de los alimentos en crudo, así como el proceso de macerado de las carnes ya cortadas, así como el orden que se emplea en salteado indican que hablamos de una gastronomía que da importancia al tiempo de preparación previa, aunque luego el cocinado es más bien rápido por las técnicas empleadas.

3. Fuego potente y técnica de salteado rápido

En la preparación de los platos predomina, en primer lugar, la técnica de salteado rápido. De forma ocasional se emplea la fritura o la cocina al vapor, más instalada en el sur. El horno se reserva especialmente el asado lento de las aves, como es el caso del típico el pato pekinés o el cantonés.

Lo más habitual es emplar un fuego potente. La llama suele rodear la superficie exterior del wok. De esta forma se consigue una temperatura uniforme, muy alta que hace que el salteado sea rápido.

 4. Pastas, salsas y sabores agridulces

Como ya os explicábamos en alguna ocasión, las pastas y las salsas son la base de la coida china. Estas salsas pueden se de soja, tanto líquidas como pastosas, con sabores salados, dulces o picantes). Además, se emplean ingredientes muy diversos, como el bambú, diversos tipos de tofu y huevos duros, las setas shiitake y las denominadas “oreja de madera”, castañas de agua, verduras autóctonas, etc.). Entre los condimentos más conocidos figura el vinagre negro de Chinkiang, el aceite de sésamo, la guindilla de Sichuan ,el vino de arroz, la salsa de ostras, el anís estrellado, las pastas de sésamo y semillas variadas.). Os ersulta curioso, por ejmeplo, que se emplee tan poco la patata, sólo en ocasiones y salteada en juliana.

5. El valor de las texturas y el equilibrio del plato

Las texturas tienen especial relevancia en esta cocina. Cabe destacar que las verduras, muy presentes en casi todas las recetas, se sirven con un grado de cocción menor que en la cocina occidental. De esta forma es más sano y da un toque más sabroso al plato. El corte previo de la preparación de los ingredientes, así como las técnicas de cocina empleadas hace que la comida china predominen las texturas crujientes, resbaladizas o cartilaginosas. Una forma de aportar un original contraste en los platos.

También es de vital importancia para el chef encontrar el equilibrio del plato, tanto en su textura como en la mezcla de ingredientes, ya sea en comidas frías como entrantes, arroces o pasta salteada.

«La comida china es de gran variedad y con grandes tradiciones regionales»