Cocina oriental: Platos naturales y saludables

La cocina oriental, entre la que destaca especialmente los ancestrales platos de las dinastías chinas, se ha convertido en una propuesta muy demandada en nuestro país a la hora de salir a comer, cenar o celebrar cualquier evento familiar o de trabajo en restaurantes.

Alimentos frescos, naturales, no procesados, donde las verduras tienen un gran peso. Los platos se caracterizan por la calidad y no la cantidad. Hay poca de harinas refinadas  y nada de grasas.

La dieta oriental es idónea desde el punto de vista nutricional. Disponen de una variedad de fideos, por ejemplo los udon, somen, ramen, soba, etc. Todos ellos tienen medidas muy diferentes, para preparar platos de todo tipo, y se elaboran normalmente con una amplia gama de trigos muy saludables, que apenas disponen de carbohidratos. Es más, una gran calidad de ellos son aptos también para personas celíacas.

Cocina oriental: Variedad de vegetales muy saludables

A ellos se unen la gran variedad de vegetales que emplean para la elaboración de recetas, que hacen de su cocina una de las más saludables y equilibradas del mundo: brotes de soja y bambú, coliflor, algas marinas, berenjenas , judías rojas, setas, coles, jengibre, calabazas, patatas, rábanos, etc.

La riqueza de esta dieta en materia de calcio y proteínas lo encontramos en el uso de la soja o el mijo, alternativas perfectas a los lácteos, muy beneficiosas y saludables. Se trata de que ricos antioxidantes, que ayudan a reducir el colesterol y prevenir la diabetes.

El pato laqueado: Un restaurante referente en cocina oriental

Entre las propuestas culinarias que existen en cocina oriental destaca especialmente la suculenta y variada carta del restaurante el Pato Laqueado, en Pozuelo de Alarcón. Una establecimiento de alta calidad que permite a los comensales disfrutar en nuestro país de la mejor comida china. Todo ello, con un marcado toque diferenciado, fiel a sus orígenes y alejado de las propuestas comunes.

El dim sum, el bogavante o el arroz con setas chinas envuelto en loto, pero sobre todo, su ya legendario pato en tres vuelcos: primero en crepes, luego rehogado con verduras, y por último en sopa, permiten a grandes y pequeños desconectar del bullicio de la gran ciudad y recrearse .